Ahora los cementerios de coches se llaman CENTROS AUTORIZADOS DE TRATAMIENTO (CAT) y se encargan de la gestión ecológica de los vehículos al final de su vida útil y de las bajas de dichos vehículos.

 

La gestión de los vehículos al final de su vida útil en España ha cambiado en los últimos diez años, existían más o menos 3.500 asentamientos de vehículos fuera de uso, muchos de ellos de dudosa legalidad y sin preocupación por el medio ambiente.

 

El sector se ha visto obligado a cambiar para la gestión y reciclado de vehículos, tras la publicación del real decreto 1383/2002.

 

El objetivo de estas leyes es asegurar un tratamiento medioambiental adecuado de los automóviles y así evitar un riesgo ecológico de primer orden.

Aviso legal