El vehículo destinado a desguace puede llevarse por sus propios medios o en grúa si está inmovilizado. El porte de la grúa es gratuito.

 

Puede obtenerse algo de dinero a cambio del vehículo, normalmente entre 50 y 100 euros, pero puede llegar a pagarse incluso más de 2.000 euros por un vehículo nuevo siniestrado.

 

Todas las gestiones se hacen directamente en el CENTRO AUTORIZADO DE TRATAMIENTO (CAT). Al entregar el vehículo al desguace deberá aportarse la siguiente documentación

 

 

Una vez que el vehículo ha sido entregado, se estaciona en la zona de recepción, mientras se gestiona la baja. Una vez todo arreglado, el vehículo pasa a la zona de descontaminación, donde se extraen los residuos y materiales peligrosos. Estos residuos se almacenan adecuadamente para su futuro tratamiento.

 

Una vez descontaminados pasan a la campa, donde se recuperan piezas y materiales aprovechables como: lunas, neumáticos, motores, amortiguadores, etc... de todas las marcas y modelos que se venden a un precio inferior a las nuevas.

 

Lo que queda de un vehículo se compacta en el CAT en una prensa hidráulica y se prepara para venta como chatarra a un fragmentador.

Aviso legal